sábado, 4 de septiembre de 2010

Un momento

Un momento, un momento... No me engañes más, mundo. Estoy aquí. Aquí. He pensado que la imagen de uno mismo en la soledad más plena, más inútil, más gratificante, más decadente, en mitad de un calor insoportable, aguantando un grado más de naturaleza, es más interesante que cualquier martirio personal ante el amor. Así que prefiero desaparecer, desaparecer... entre las llamas de todos los errores consumados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.