lunes, 27 de septiembre de 2010

Sueño

Anoche soñé que la luz del ventanal me golpeaba en la cara y me decía que mi cuerpo había muerto, pero que esencialmente me encontraba en otro instante de mi vida, en otro momento que no recordaba, en un lugar muy antiguo, en mitad de un cuadro rupestre. En él, yo era un animal herido y golpeado por unos cazadores, retratados con sombras muy alargadas. Yo me encontraba a punto de caer, pero aún en pie. En esta posición siempre, pero aún vivo. Y así para toda la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.