viernes, 10 de septiembre de 2010

Nada

Y nada de todo esto puede explicarse con palabras. Por eso, prefiero guardar silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.