sábado, 10 de marzo de 2012

Y...

Y... ¿qué más da, verdad? A estas alturas... ¿qué más da? La vida transcurre tan deprisa, que no es posible pretender que algo dure para siempre... Por muy hermoso que ese algo pueda llegar a ser..., siempre fracasa. Tal vez, una parte decisiva de la felicidad se encuentra en saber reconocer el fracaso de las cosas inmensamente hermosas... y sobrevivir a ello... El resto es literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.