lunes, 12 de diciembre de 2011

Tinta

Tinta en los dedos, en las uñas, en los pantalones, en los pies. Tinta del espíritu, tinta del recuerdo, tinta para llenar los espacios vacíos. Restos de la batalla que permanecen. Adoro estas manchas. La mejor de las compañías posibles: heridas del espíritu. Hoy sentí todo el azul del océano en mis manos, mientras la tinta corría por el suelo, por el papel, por la tela, por el aire... Y todo parecía estar más vivo que ayer. Negro, rojo, azul... Azul y negro... Azul del abismo... Azul para lanzarme al vacío y encontrarte en él. Azul para envolverte con él, dentro de su silencio. Azul para llegar hasta ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.