martes, 6 de diciembre de 2011

Soliloquio de la extrañeza

Cada emoción es extraña. Los días son extraños. Los tiempos y los espacios, tan extraños. Los sentimientos navegan por la extrañeza. Las miradas, los rostros, las manos repletas de extrañeza. Los abrazos, extraños. Los labios siguen hablando extrañezas. Y, a veces, las palabras se extrañan de sentirse tan extrañas. Los cuerpos se extrañan, claro. Y los políticos, los dioses, los antiguos y los nuevos, hablan extrañezas; son tan extraños, ¿verdad? Y nosotros, que también somos tan extraños a nosotros mismos, ¿de qué nos extrañamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.