lunes, 5 de diciembre de 2011

Es evidente, lo sé.

Pero es que la vida siempre sorprende, la emoción siempre sorprende, la sensibilidad siempre sorprende. Y es que me siento tan insignificante cuando contemplo la emoción en otro ser humano, no lo puedo evitar... O cómo una semilla de sensibilidad ajena puede tal vez elevarnos en un momento dado porque sí, simplemente, simplemente. Y por eso tal vez no nos hayamos ido, por ese algo, por esa imprudencia que nos retiene, sin esperar nada a cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.