viernes, 25 de noviembre de 2011

Pasos

Los pasos en la cabeza. La música irregular con su dichosa irregularidad. Y los caballos salvajes golpeando mis dedos. Como algo familiarmente extraño. Siempre hay una necesidad de torcer el camino de las cosas para llegar más lejos. Y no sé por qué siempre me sale así, por qué siempre tengo que sacrificarme por dentro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.