domingo, 26 de febrero de 2012

En esta isla

Todos los días somos devorados por la inmensidad. Porque estamos rodeados de ella. Porque en esta isla se cruzan nuestros alientos. Porque a veces es difícil saber exactamente en qué mundo vivimos. Porque todos los mundos aciertan o se equivocan a la vez, porque comparten los tiempos del dolor y la pérdida, con los de la felicidad y la compañía. Y todo va tan deprisa y tan despacio... y permanecemos agarrados a la tierra para no perder la concentración en la eternidad del océano y en las visiones cotidianas. Y todo se mantiene y se pierde ante los ojos. Y todo parece posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.