miércoles, 18 de enero de 2012

Todos los días

Todos los días confirmo algo que llevo pensando tanto tiempo: que el poema se encuentra en el movimiento en el espacio. Por eso me resulta muy fácil enamorarme del movimiento del mundo, por eso me enamora la intensidad de la vida... Por eso, necesito sentir las ondas humanas o las ondas de la vida... Así, hasta el fin, hasta que todo lleve otra música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.