domingo, 8 de enero de 2012

Todo

Todo va más despacio, hoy. La vida espera y yo también. La luz entra por la ventana, las sombras de las hojas me saludan discretamente, con un leve y continuado movimiento. Las palabras no son suficientes. Nunca lo son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.