miércoles, 21 de julio de 2010

Hoy

Hoy hacía una tarde tan hermosa... El azul del cielo seguía suspendido, era tan intenso... como el de Matisse... Se derramaba sobre mis pestañas. Y yo no sabía si echarlas a volar también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.