domingo, 16 de septiembre de 2012

Tiempo

Vivimos pensando en la eternidad hasta que nos pilla de lleno y... 
Y es que queríamos más de lo que podíamos soñar.
Y sentíamos que podíamos reinventarnos en todas las versiones celestes. 
Y... ahora, frente a la palabra T-I-E-M-P-O, discutimos sobre su autoridad o dinamismo o sobre qué ancla nos agarrará fuertemente para no ceder a la brisa. 
Y cómo las palabras se convierten en silencio, en angustia sin ruido, en canto sin estribillo, en un socorro envuelto en páginas doradas, en lazos rotos, en recuerdos incandescentes bajo la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.