jueves, 20 de septiembre de 2012

Tarde o temprano


En el ser humano, tarde o temprano, se halla una intensa necesidad de vivir, de vivir. De reconstruir la forma y el espíritu de las cosas. Lo realmente importante es ese momento tan sublime, esa expedición que emprendemos hacia ninguna parte. Y seguir huyendo de nosotros mismos, como en una carrera definitiva, sobre caballos exhaustos de vida, aturdidos de emoción, borrachos por esta gloria inaudita.


De Los cuerpos remotos (Ediciones Idea, 2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.