domingo, 8 de julio de 2012

Yo recorto, tú recortas, él recorta (¿ellos recortan?)

La ciudadanía lo pide, pero no se ha llevado a cabo realmente: El verdadero recorte empezaría por bajar el sueldo a los políticos, asesores, personal de confianza (o eliminar sus puestos de trabajo) y similares, la corona... Cuánto se evitaría... Unir ayuntamientos, solo se han unido dos en toda España. En todo este tiempo, solo he visto algunos casos contados con los dedos de una mano. ¿Con qué conciencia se puede hablar de recortes en los gastos que ocasionan los derechos sociales legítimamente ganados en estos años, si quienes lo llevan a cabo no son capaces de recortarse a sí mismos...? Es que la legitimidad de un gobierno no solo se sustenta en los votos, (no es un cheque en blanco para hacer cualquier cosa), sino también, y sobre todo, en el valor moral de sus acciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.