miércoles, 4 de agosto de 2010

Admiro

Yo admiro profundamente a quien sea capaz de exponer su íntimo dolor y sus íntimas transformaciones, en una sociedad tan jodidamente materialista, egoísta y superficial como lo es la nuestra. Y sin pedir permiso a nadie, por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.