lunes, 28 de octubre de 2013

Vivimos en una época...

Vivimos en una época en la que es fácil encontrar demagogos y polemistas profesionales en todos los campos. A río revuelto..., ya se sabe. Ganan atención pública desde la confusión. Y creo que eso hace que la sociedad no encuentre nexos comunes, no se una para superar la crisis. Creo que esos polemistas benefician a un sistema, a un orden que sigue explotando a los más débiles, porque no lo hacen para aclarar los caminos, ayudar, sino para generar aún más confusión, por eso les pagan. Sus argumentos son aparentemente tan contundentes en los programas televisivos que hasta los ciudadanos acaban delegando su propio pensamiento en ellos y ellas y dejan de pensar por sí mismos. Las revoluciones deben nacer desde la libertad de pensamiento, no desde la demagogia. Pero la condición humana..., ya se sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.