sábado, 26 de junio de 2010

Belleza

A veces, nos encontramos con cosas que merecen realmente la pena, por innumerables razones. La vida es un suspiro lento y progresivo, pero siempre queda algún instante para contener la respiración y sonreír. O para admirar la belleza sin ser visto y sonreír por dentro. A veces, nos quedan las notas de un piano para pensar en el futuro. A veces, esas notas lo son todo. Hoy me ha invadido, por unos instantes, una clase de esperanza, silente y amorosa, y no sé por qué. Besos a tod@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.