martes, 21 de enero de 2014

Querida amiga...

Querida amiga, 
una vida da para mucho, para hacer muchas cosas, pero no es suficiente... Queda tanto... Quien se refugia en la especialización, se evita el vértigo de la multiplicidad, pero también se autoengaña, puesto que lo verdaderamente real es la conexión con todo. El todo por la parte y la parte por el todo tal vez sea la clave. Hay que arriesgarse, sí, lanzarse al vacío y aprender a conectarse con todo, con lo escrito y lo no escrito. Probablemente fracases en unas cosas y en otras, no, no importa, pero la visión panorámica, el inmenso aire respirado, esa sensación no te la quitará nadie, por mucho que se empeñen algunos o algunas en limitarte de mil maneras, con mil opiniones, con mil suposiciones acerca de ti misma. En realidad, esta visión solo te sirve a ti y forma parte de una actitud, de tu libertad, de tu poder de decisión, que es solo tuyo. Defiéndelo, sí, porque aunque algunos piensen que tu mundo no está en la realidad, tu mundo será inmensamente más intenso, bello y libre. Y no importa si te quedas sola. Es lo más normal. Forma parte del escenario de la vida. Pero tú eres inmensa por dentro y esa es la realidad. El resto es literatura. 
Un abrazo,
Roberto.

2 comentarios:

  1. ¡Ah! Soy el primero en darte la razón....El espíritu humanista me invade desde siempre y aunque me he especializado en muchas cosas, siempre me he salido de ellas para vagabundear por la cultura y la ciencia vivida por muchos y por mi sobre la tierra...una abrazo de azpeitia http://www.azpeitia-aleph.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias... abrazo enorme...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.